Canarias dijo No a la OTAN

El 12 de marzo de 1986, el gobierno del PSOE, traicionando su promesa electoral de salidade la alianza militar imperialista, celebró un referéndum para confirmar la entrada del Estado español en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). A pesar de la brutal campaña mediática a favor del Sí, y de la manipulación que vinculaba la pertenencia a la OTAN como condición imperativa para poder ingresar en Europa –entonces Comunidad Económica Europea (CEE)–, en Canarias se impuso el No, así como en Cataluña y el País Vasco (incluida Navarra).

El No venció en nuestro país con el 51,13% (280.639 votos). La unidad de acción de toda la izquierda propició esta victoria popular sin precedentes.

El Estado español había entrado formalmente en la OTAN en 1981, en una época llena de presiones militares. Entonces la decisión contó con el apoyo de la derecha española (y también de la derecha canaria). Pero el PSOE recibía una constante presión desde la izquierda para cumplir su promesa electoral. Finalmente el gobierno de Felipe González se decidió a convocar un referéndum sobre la permanencia en la OTAN, pero cambiando de opinióny apostando por mantenerse en la maquinaria bélica dirigida por EEUU.

El resultado del referéndum fue favorable al Sí a nivel del Estado español. Para ello el gobierno español había hecho algunas modificaciones: la papeleta hablaba de continuar en la OTAN sin incorporarse a su estructura militar integrada, prohibiendo las armas nucleares en territorio hispano y comprometiéndose a reducir la presencia militar de EEUU.

Estas condiciones se mostraron falsas inmediatamente. En Canarias, la Base Naval de Las Palmas y la Base Aérea de Gando pasaron a ser bases de la OTAN en nuestro territorio, que se convirtió inmediatamente en escenario de maniobras militares de la alianza militar imperialista. El Estado español se integró plenamente en la estructura militar atlántica, sirviendo de plataforma de agresión a otros estados, como Yugoeslavia. Además, no se redujo la presencia de EEUU en territorio del Estado y el gobierno español se ha negado siempre a facilitar datos sobre la presencia de armamento nuclear norteamericano en territorio español o de paso por los puertos de Canarias.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: